Incompetencia...



Lo progre nos invade y está de moda. Se premia al mediocre y se ensalza al vago, se alaba al inútil y se apoya al incompetente. El que no se readapte pronto perecerá bajo el yugo de la inutilidad crónica que nos invade. 

Hay quien tiene horror, pánico, miedo, terror a llamar a las cosas por su nombre y en atención a lo políticamente correcto se están dejando pasar actitudes de pura y simple vagancia y estupideces impensables hace una sola década...

Después, como las cosas no se hacen bien desde un principio, evidentemente, no salen bien, y entonces hay que buscar culpables...

¿Y quien paga el pato invariablemente? El más trabajador, el que ha previsto el desastre antes de que se produjera, el que advirtió de que así no...

Ser responsable, educado, trabajador y sin vicios es una pasaporte directo a quedarte en el paro frente a cualquier inútil que tenga la “expresión progre” adecuada en el momento adecuado. 

Vamos al desastre. 

Porque todos callamos y lo consentimos. 

Como Mariano, también tenemos miedo a que nos llamen facha.

En Progrelandia reina la chusmocracia...

Y así nos va...



Photobucket