Estoy cansado...

Me llama un viejo amigo para charlar un rato, que hace tiempo que no nos vemos y se me "queja" de que últimamente "apenas escribes"... Como para escribir estamos, le respondo...

En media hora larga de conversación repasamos los males de nuestra querida España y coincidimos en que uno de nuestros principales problemas es la escasísima preparación de una gran mayoría que unida a que demasiados "listos" se han pasado de ídem nos ha dejado un pozo de podredumbre, basura, corrupción y escoria. Lo que no imaginábamos era el enorme tamaño del pozo que cada día se expande ante nuestros ojos. Coincidimos plenamente en que la incompetencia nos rodea y aumenta peligrosamente cada día... Es desolador... Y lo que nos queda por ver...

Es insultante comprobar como algunos cretinos siguen viviendo como si nada ocurriera, sonrojante ver como se desentienden de los problemas ajenos con la errada convicción de que a ellos nunca les tocará; no son solidarios porque no son personas; no sienten compasión porque carecen de sentimientos; no practican la caridad ni con ellos mismos y sin embargo siguen observando el mundo desde su pútrido pedestal de autoproclamada superioridad moral e intelectual que a todo buen progre caracteriza. Y desde la soberbia que siempre los caracterizó minimizan la realidad para adaptarla a "su" conveniencia.


La mayoría de las personas que conozco las están pasando canutas, no hay familia en la que no encontremos un drama o una situación que tras más de 6 años de crisis empieza a ser insostenible y mientras, se nos vende en la prensa y los medios de masas una "realidad" que nada tiene que ver con lo que nos encontramos a diario, miles de idiotas tratan de proseguir con sus líos que a nadie interesan, tratan de vendernos otra vez que los "suyos" ya hubieran arreglado esto y siguen empecinados en esconder la realidad tras la palabrería fofa e insulsa que siempre les caracterizó pero que ahora indigna, cabrea y molesta sobremanera. 

Nos han acogotado a #giliprogreces durante décadas y aún no dan muestras de agotamiento ni ante el evidente fracaso en que han convertido lo que antaño fue una nación en la que daba gusto vivir y que ya no es un buen lugar donde criar a tu descendencia...

Estoy cansado de leer estupideces, estoy cansado de sostener discusiones bizantinas, estoy cansado de predicar en desierto perdido, estoy cansado de Expaña y de la mayoría de expañoles que ni quieren ver la realidad ni tienen redaños para enfrentarla con gallardía.

Ni siquiera me queda la opción de largarme, me atan demasiadas cosas y un par de personas dependen demasiado de mi presencia como para emprender ahora una aventura de incierto futuro.

Solo queda esperar... Aún sabiendo que esto no va a acabar nada, pero nada bien...