¿En la línea de salida?

Que esto se cae, por insostenible, por podrido y porque el régimen partitocrático tardo-franquista ha llegado a su fin, está más claro que el agua. Es curioso que algunos se empecinen en llamar "joven democracia" a un Sistema que ya lleva casi tanto tiempo como el que duró el del señor que murió tranquilamente en su cama... 

Se cae. Bien. Es normal cuando los cimientos están podridos, pero ¿qué va a venir ahora?...

Es muy curioso ver como de un tiempo a esta parte han surgido surgen y surgirán asociaciones, plataformas, foros, grupos de ciudadanos que simple y llanamente están situándose en la línea de salida ante el evidente cambio que se avecina.

¿Cual es el problema? Que muchos de esos foros, asociaciones y demás zarandajas nacen exactamente con los mismos defectos de la partitocracia que se nos cae a pedazos... Con los mismos o incluso peores...

Si vamos a reformar esto, adelante. Lo que es inadmisible es que se pretenda hacer con los mismos métodos que ahora criticamos  No puede ser que unos señores pretendan tomar cualquier asociación que se cree para "mandar", colocar amiguetes y mangonear bajo mano a sabiendas de que esos son los defectos del sistema que nos han traído donde estamos.

Necesitamos que la Sociedad Civil tome fuerza y se recupere y de verdad tenga un papel preponderante en lo que venga, sea lo que sea, que me da igual, sinceramente. Pero sin adolecer de los mismos defectos.

Mientras no nos mentalicemos de que el problema está en el pésimo sistema electoral que algunos se empecinan en mantener y en una Constitución que no se ha cumplido ni el primer día, poco podremos cambiar. El sistema resultante será tan pésimo o peor que este.

¿Periodo Constituyente?, si, pero con una Constitución moderna, no con lo que algunos proponen, perroflautada al margen...

¿Cambios en la Ley electoral? Imprescindible. Mientras cada voto no valga lo mismo en todos los rincones de Expaña, desde la aldea más escondida hasta la capital más grande nada podremos hacer digno de ser llamado democrático.

Ahí radican los dos principales problemas  a los que nos enfrentamos si queremos que esto cambie. 

Lo demás son puras zarandajas inútiles, demagogia barata, ideología que ya era antigua en el S. XIX y nimiedades para dividir a la ciudadanía que a nada conducen más que a perpetuar lo que a la vista está nació mal, ha crecido peor y está teniendo una muerte agónicamente terrible que si nos descuidamos se nos llevará por delante a nosotros... A los ciudadanos: los únicos NO culpables de todos los desmanes que en los últimos 37 años se han producido en Expaña.