No puedo...



No es que no quiera... Es que no puedo. Permaneceré desconectado durante unas semanas aún por causas ajenas a mi voluntad... Es que no puedo...

Aunque, eso si, he de hacer una pequeña reflexión que ahora tuitearé...

Nunca, jamás, en la Historia de España, fue tan evidente que nuestra clase política son delincuentes. Fíjense ustedes que ya hasta no tienen ningún reparo en reunirse en la cárcel para sus cosas. ¿De verdad cree usted que aún estamos en democracia?  Piénselo. Y recuerde que los ha elegido usted...