Las puertas y ventanas...

Casa, Frente, Puerta, Ventana, Puerta Verde 
 
¿Dejaría usted la puerta de su casa siempre abierta? 
 
¿Dejaría usted las ventanas de su casa siempre abiertas?
 
Las puertas y ventanas de los países son las fronteras. Alguien ha decidido dejarnos indefensos, con las puertas y ventanas abiertas de par en par. 
 
Resulta poderosamente llamativo que el país que más gasto por habitante tiene en alarmas personales, descuide de una forma tan patética su frontera.
 
Aún resulta más poderosamente llamativo que asumamos ese gasto extraordinario cómo  normal sin pedir explicaciones a nadie.
 
Porque si en su casa es usted el máximo responsable de que puertas y ventanas queden convenientemente cerradas, especialmente a ciertas horas, en la casa común que llamamos nación o país, los responsables son elegidos por nosotros. Y nunca les pedimos explicaciones. 
 
Es como si hubiéramos asumido que es inútil pedir esas explicaciones, más que nada porque en un maravilloso lenguaje inclusivo se nos van a responder incongruencias, cursilerías, o gigantescas estupideces acompañadas de decenas de lugares comunes y vaciedades. 
 
No me cansaré de repetir que la solución a todo esto debe salir de la sociedad civil. 
 
Pero antes, hay que limpiar, hacer muchísima autocrítica, bajar del pedestal a los ineptos e incluso repartir alguna colleja que muchos padres se olvidaron de dar a sus malcriados hijos. 
 
La asquerosa y repugnante clase política que está permitiendo está invasión descontrolada sale del mismo pueblo que se asquea y se avergüenza de tanta irresponsabilidad. 
 
Somos la cuna de Lázaro de Tormes y se nos olvida con mucha facilidad. 
 
Mientras no pongamos en su lugar a los Rinconcetes y Cortadillos que conforman la variadísima fauna ibérica que nos rodea, mientras no desinfectemos, nada podremos hacer contra los irresponsables traidores que dejan las puertas y ventanas abiertas.